TodoLiteratura

  • Diario Digital | domingo, 15 de septiembre de 2019
  • Actualizado 10:40

EL ESCRITOR BARCELONÉS PRESENTA “QUIERO”, SU POESÍA REUNIDA DE LOS ÚLTIMOS SEIS AÑOS

Alejandro Palomas: “Los escritores damos vida a la realidad”

Hace escasamente seis años casi nadie conocía la labor literaria de Alejandro Palomas. Para él, “Una madre” fue un punto de inflexión en su carrera como escritor. Hasta entonces había compaginado la poesía con la narrativa y con la traducción. Después de su fulgurante éxito dejó la traducción para centrarse en su carrera de escritor.

Alejandro Palomas: “Los escritores damos vida a la realidad”

“Con Quiero – libro que reúne mis cuatro poemarios escritos hasta el momento- cierro lo que no quería hacer y que he hecho en mis cincuenta primeros años de vida, ahora me toca vivir y hacer lo que quiero y esto lo hago con los 51 ya cumplidos”, expone el escritor en la rueda de prensa celebrada para presentar la publicación de sus poemarios en el sello Vandalia de la Fundación José Manuel Lara.

El volumen, que incluye un poemario inédito, permite acceder de una vez al mundo poético del autor, distinto y complementario al de su narrativa. Los editores del sello, siempre quieren que haya algo original en los volúmenes que publican, que tengan un valor añadido sobre la obra hasta ahora conocida del autor.

Emoción y reflexión conviven en los libros de poemas de Alejandro Palomas, reunidos en este volumen que suma a los tres ya conocidos –Tanto tiempo (2012), Entre el ruido y la vida (2013) y Aunque no haya nadie (2014)–  un cuarto hasta ahora inédito, Quiero, definido por el autor como un pequeño viaje por el despertar a la segunda vida de un hombre que no tuvo una infancia entera y al que ahora, cumplidos los cincuenta, el tiempo le ha dado un respiro. Al novelista, explica el poeta, le hace falta respirar con el aire de este otro que es y no es el mismo escritor, un aire más íntimo, más directo, menos elaborado. La del poeta es una voz distinta, tiene un color distinto, aunque su música se asemeja mucho a la del narrador. Desde siempre ha entendido la poesía como un continuum, y eso explica que aborde los poemarios –su escritura– como lo haría con una obra de ficción: hay un principio y un final, pero las partes forman un todo que no puede desgranarse. Se alimentan unas de otras en forma y fondo y están escritas para leerse en silencio, para no compartirse con ningún otro ruido que no sea el de la propia voz resonando en la cabeza de quien las recrea desde el vacío interior.

A. Palomas

En los seis años que han transcurrido desde la publicación de “Tanto tiempo”, primer poemario incluido en “Quiero”, le ha dado tiempo a publicar cuatro novelas y cuatro poemarios, que ha ido alternando en el tiempo. “Detrás de cada novela, he escrito un poemario”, confiesa el autor catalán con su característico tono de voz de profundas raíces poéticas, más que hablar, parece que declama las respuestas a las preguntas que los periodistas le hacemos.

Lo que más destaca de su poesía es su voz narrativa, en palabras de su editor Ignacio Garmendia “su voz es profundamente reflexiva, áspera y con un tono casi ensayístico, de auto introspección personal. Buena parte de su poesía es autobiográfica y muy narrativa. Casi parece que estás leyendo una novela”. Sus poemas no fían su éxito a la musicalidad sino a su veta de ingenuidad, muy infantil, de sus textos.

Alejandro Palomas cuenta, durante la rueda de prensa con los medios de comunicación, que su éxito no ha sido nada fácil. “No encontraba los mecanismos para llegar a la gente hasta que escribí Una madre , con esa novela todo cambio. Es verdad que yo siempre he creído que podía escribir literatura, lo que no sabía era si podría llegar a escribir poesía”, confiesa el autor que dice ser una persona muy solitaria y callada. “Soy una persona muy sola que reivindica la soledad. Salvo cuando estoy con los periodistas que entonces desato toda mi verborrea”, apunta.

Esa soledad, le hace ser muy reflexivo. “Llego a hacer listas, que cuelgo de la nevera, sobre lo que tengo que reflexionar”, dice con tono irónico. Entre esas listas, hace tiempo que añadió que “quería dejar de traducir. Un traductor piensa mucho pero yo quiero pensar sobre mi obra”, señala.

“En mis novelas y poemas, me interesa mucho los espacios en blanco de la literatura, los dejo para que los lectores puedan rellenarlos, la literatura tiene que implicar un cierto esfuerzo para lector, no hay que dárselo todo mascado”, elucubra con profesionalidad Alejandro Palomas y añade “muchas veces me pregunto si merece la pena escribir si me voy a morir o qué sentido tiene enamorarse si va a pasar lo mismo”. Aunque en ocasiones se vuelva un poco pesimista, el escritor barcelonés no lo es, yo diría que, incluso, es una persona vital que necesita de la reflexión para ponerse en movimiento. Un halo de perfeccionismo recorre sus páginas y su personalidad.

Palomas y compañía

"Me gusta crear personas, no personajes”

Ese perfeccionismo hace que sus personajes sean algo más que eso: “Me gusta crear personas en mis libros, no personajes”, afirma tajante y continúa diciendo “los escritores tenemos que hacer que lo difícil parezca fácil, en ello radica el misterio de la escritura”. También cree que “los escritores damos vida a la realidad”. Alejandro Palomas es un escritor que ha creado un mundo propio y, como hemos dicho, muy reflexivo, que se hace millones de preguntas y que las va respondiendo en sus libros.

Quizá por ello no le guste demasiado el drama poético. De ahí que sus gustos poéticos  se repartan entre W. H. Auden y Luis Cernuda, sin olvidar a su queridísimo Philip Larkin y poetas como Gloria Fuertes o la cantautora argentina María Elena Walsh, mujeres que juegan con su propia locura a la que saben sacar un partido increíble.

Me interesa mucho los espacios en blanco de la literatura, para que la gente pueda rellenarlos

Alejandro Palomas (Barcelona, 1967) es licenciado en Filología Inglesa y tiene un máster en poética por el New College de California. Ha compaginado sus incursiones en el mundo del periodismo con la poesía y con la traducción de importantes autores. Como novelista ha publicado, entre otras, El tiempo del corazónEl secreto de los HoffmanEl alma del mundo y El tiempo que nos une, que le han valido importantes premios como el Nuevo Talento FNAC, ser finalista del Premio de Novela Ciudad de Torrevieja y del Premio Primavera. En 2016, su novela Un hijo recibió el Premio Nacional de Literatura Juvenil.

Con sus novelas más recientes, "Una madre "y "Un perro", dio arranque a una serie de personajes que han enamorado a miles de lectores. Su obra, llevada al teatro y próximamente al cine, ha sido traducida a quince lenguas.

Puedes comprar el libro en: