TodoLiteratura

  • Diario Digital | domingo, 20 de octubre de 2019
  • Actualizado 01:39

Vuelve la jueza más querida de la literatura española, Lola MacHor, en "Clave Matisse" de la mano de Reyes Calderón

"Clave Matisse", de Reyes Calderón, es un thriller que se adentra con valentía en temas personales como la mentira, el dolor y la fragilidad de algo tan esquivo como la confianza. Una novela escrita a dos voces, la de la Lola y, por primera vez, la de Jaime, que nos introduce en el tormentoso mundo del tráfico del arte. 

Reyes Calderón
Reyes Calderón
Vuelve la jueza más querida de la literatura española, Lola MacHor, en "Clave Matisse" de la mano de Reyes Calderón

La juez Lola MacHor organiza una cena de compromiso parados amigos de su marido: el norteamericano doctor y Rafael Scott, asesor de un senador de Texas. Lola estrena una preciosa falda de rebajas, dos tallas menor de lo debido, y luce una pulsera antigua herencia de su suegra. JJ muestra vivo interés por la joya, lo mismo que por un cuadro de idéntica procedencia, que ellos tienen por una mala copia de una obra de Matisse.

Tras la cena, la pulsera desaparece. Pocos días después, asaltan su casa y sustraen el Matisse. A partir de ese momento, y contra reloj, sobre ellos se abate un infierno. Después de más de treinta años juntos, Lola se percata de lo poco que conoce a Jaime. Junto al Matisse, unos pechos XXL le han robado la vida.

Reyes Calderón se ha consolidado como una autora referente dentro de la literatura de intriga, como lo atestigua el éxito de público de su saga protagonizada por la juez Lola MacHor, que vuelve, en esta novela, más personal que nunca.

Hay novelas negras que hielan la sangre, cuyos personajes son intocables, que dejan frío al lector. No es el caso de la prosa de Reyes Calderón. Sin renunciar a la intriga, en sus historias aún queda espacio para la risa, la ternura, la espontaneidad y la fluidez que la caracterizan.

Entrelazados con el misterio y los crímenes están las bodas, los momentos tragicómicos o casi ridículos, las cotidianeidad, el llamar 'desgraciado' al descafeinado con leche desnatada y sacarina, las dietas, las faldas que se rajan, los dramas provocados por una foto de Elvis, la visita de una hija y los ronquidos. Dinámica y veloz, está sembrada de detalles con los que el lector se siente identificado y un ritmo envidiable.

Pocos autores logran combinar con tal maestría la intriga, el crimen, las voces personalísimas de los dos protagonistas y esa sucesión de situaciones familiares, tiernas, graciosas o casi cotidianas al tiempo que dotan de un ritmo veloz y ligero a su prosa. Las páginas vuelan. 

Reyes Calderón compagina su carrera como profesora universitaria con la escritura. Doctora en Economía y Filosofía, enseña Gobierno Corporativo en la Universidad de Navarra. Ha sido profesora visitante en la Sorbona, en Berkeley (California) y en el University College of London.

Como escritora ha publicado nueve novelas, traducidas a varios idiomas, entre las que destacan Las lágrimas de Hemingway, Los crímenes del número primo, Expediente Canaima, El último paciente del doctor Wilson, La venganza del asesino par y Tardes de chocolate en el Ritz. Ha sido galardonada con el Premio Abogados de novela por su obra El jurado número 10, y con el Azorín de novela 2017 por Dispara a la luna.

Reyes Calderón se ha consolidado como una autora referente dentro de la literatura de intriga, como lo atestigua el éxito de público de su saga protagonizada por la juez Lola MacHor, que vuelve, en esta novela, más personal que nunca.

Puedes comprar el libro en: